Delicate Sound of Distant Thunder

Para aquellos fanáticos de Pink Floyd (sobre todo de la era Gilmour), el título de este post está un pelo errado: debería ser “Delicate Sound of Thunder”. Pero, sinceramente, no me importa. En realidad el título viene dado por un hecho o fenómeno que me es bastante grato de mencionar y disfrutar. Una de las cosas que más me gusta sobre la faz del planeta es el sonido del trueno. Es algo inexplicable… cada vez que suena uno, siento una pulsación en mi columna, los vellos erizándose en mi columna y una increíble sensación de paz interna. Cada vez que cae un relámpago, estoy a la espera del trueno, para analizarlo, para degustar el sonido tan violento que, más que turbulencia, es una imagen de liberación. El grito no se puede vociferar. El insulto que no se puede vocalizar. El llanto que no se puede vocear. Es el epítome de un orgasmo mental, de una canción de cuna, de una balada romántica. Al igual que la lluvia, una tormenta eléctrica tiene el agradable efecto de calmar mis sentimientos, de llevarlos a un punto en el cual no estoy ni exaltado ni abrumado. Todo gracias al suave sonido de los distantes truenos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s