“… y en el Séptimo, Dios descansó”

Cómo quisiera estar en este sitio ahora!

Y hoy, 24 de Junio, por primera vez en más de una semana, puedo “descansar”. Cero universidad. Cero trabajos. Cero exámenes. Cero nada. Un día completo dedicado a procrastinar, a la vagancia, a alimentar el pecado de la Pereza, a estar echado en la cama, navegando por el océano de la información en mi laptop.

Ahora bien. Todo es una maravilla. Descanso. Falta que me vaya a alguna playa paradisíaca de Taihití o Tailandia (o por lo menos como la de la foto). Sin embargo, cada vez que estoy en una situación así, de placentero descanso y flojera, viene a mi mente una de las preguntas más profundas que puedan pasar por la mente del hombre: “¿qué hago ahora?”.

Una pregunta que la mayoría de las veces nos hacemos cuando metemos la pata o estamos en una situación de extrema ignorancia e inutilidad. Una pregunta así, y yo aquí echado, sin ganas de hacer nada, pero igual me pregunto qué voy a hacer. Obviamente, en el contexto actual, que es la vagancia y estar echado en mi cama. Y un sinfín de respuestas vienen a mi mente. Decidí escribir, mejor dicho, listar todas las opciones y posibilidades que vinieron a mi cabeza luego de hacerme esta pregunta, mientras suena el tema principal de Bladerunner en el mini-componente de mi madre. NOTA: lo que está entre paréntesis es, evidentemente, mi reacción mental hacia la propuesta.

  1. Escribir posts en el blog, que bien abandonado está (en proceso).
  2. Re-leer Full Metal Alchemist y tripearmelo de nuevo (en proceso).
  3. Revisar mi Google Reader y chequear uno por uno cada uno de los trescientos cuarenta y quince mil post que han publicado (qué ladilla!).
  4. Lavar la ropa (atrévete a soñar!).
  5. Chatear (nadie lo hace conmigo, así que pa’qué lo voy a hacer yo con otros?).
  6. Twittear (en proceso).
  7. Hacer mangonadas en Facebook (ni idea).
  8. Tocar guitarra (más tarde).
  9. Jugar Touhou y mejorar mi score (demasiada pensadera… y ahora suena By All Means Necessary, de Robbie Williams).
  10. Filosofar sobre la inmortalidad del cangrejo y por qué la mayoría de las mujeres son todo un rollo (qué ladilla, demasiada pensadera).
  11. Fastidiar a mi Cosi (no está conectada).
  12. Ver las nubes desde mi ventana (todas se ven igual).
  13. Adelantar algo del trabajo de Humanidades II (NO!).
  14. Leer posts pendientes que tengo en mis marcadores (en proceso).
  15. Bajar anime (en proceso).
  16. Terminar de ver las series pendientes (en vacaciones, son demasiadas).
  17. Bajar el video del cover de Comfortably Numb por DT y Queensrÿche (later…).
  18. Etecé, etecé, etecé.

Y a estas altura, después de 18 propuestas y 5 canciones en el minicomponente (ahora suena Crazy, de Aerosmith), todavía no sé qué rayos haré el día de hoy. Supongo que postearé, relataré mis desventuras de estos días que estuve “ausente” y esperaré a que llueva torrencialmente de nuevo, ya que por mi ventana se asoman ominosas nubes negras. Y el tiempo pasará una vez más como perro por su casa, y yo sin correa ni bozal para agarrarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s