“Vacaciones”

Vacaciones. Holidays. 夏の休み. Ese período del año en el cual, por un intervalo de tiempo que varía entre 3 meses en nuestra juventud a “desconocido” en nuestra vida laboral, en el cual podemos darnos el lujo de olvidarnos de nuestras responsabilidades y realizar en sacrosanto acto de descansar. Nos dedicamos a llevar una vida completamente sedentaria y hedonista, satisfaciendo las necesidades más básicas que nos definen como seres humanos: comer, dormir y ca#ar. Y un agregado de actividades que varían de persona en persona, pero cuya función común es la de brindarnos entretenimiento espontáneo y temporal.

Sin embargo, y como mencioné hace unas palabras atrás, las vacaciones, y por consiguiente las actividades que realizamos en ellas, difieren entre personas, debido a distintos factores como status social, estado de cuenta bancaria, finanzas, contactos en sitios turísticos, posibilidad de desplazamiento independiente, etc. En el caso de algunas personas, la norma es irse a la playa, sea Higuerote, Morrocoy, Choroní, El Yaque, Los Roques, La Orchila, Punta Cana, Okinawa, Baja ó Cancún. Para otros, es irse en un tour de 25 días por Europa o visitar ciudades de algún país desarrollado de primer mundo. Para muchos, es visitar a la abuela, los tíos, la familia, sea en Maturín, Mérida, Maracaibo, Maracay, Puerto la Cruz o Caripe. Sin embargo, hay un selecto grupo de personas, cuyas circunstancias de la vida misma hacen imposible realizar cualquier acto que implique un desplazamiento fuera de la ciudad, y están condenados a pasar 2-3 meses de su vida encuevados en sus hogares. Yo pertenezco a dicha “élite”.

Han sido pocas las veces que he disfrutado de unas vacaciones propiamente dichas per se. Mis recuerdos de estás épocas son difusos, sobre todo en el período correspondiente al previo a mi entrada al mundo universitario. Por lo general, mis vacaciones (hablando de los últimos 4 años) han sido cercenadas por temas correspondientes a los estudios. Después de graduarme del colegio en el 2006, mis vacaciones fueron bastante sosas. No recuerdo qué hice, pero sé que no fue nada interesante. Supongo que papeleos correspondientes a mi título de bachiller y a la entrada en la USB. Luego, vienieron 2 veranos de “veranos”. No puedo decir mucho, salvo que durante esos 2 años, mis niveles de estrés fueron tales que mi salud declinó en numerosas ocasiones, al punto de coger una infección que me dejó peor que un boxeador en KO. No pude ir de viaje a ningún sitio (en ninguna época del año, salvo en Diciembre), y tampoco salir a “joder” con los panas a cualquier lugar. Bueno, no es que mi vida social sea muy activa, que digamos.

Luego, vinieron mis vacaciones verdaderas, propiamente dichas, luego del segundo verano en la USB. Como me botaron de esa universidad (dejaré ese cuento para después), me hallé en una procrastinancia extrema en mi casa, al punto que mi ladilla me forzó a buscar algo que hacer. Como por ejemplo, el curso de japonés. Y vagancia extrema, y muchas otras cosas que nunca contaré por acá, ya que no valen la pena… Creo. Como sea, luego entré en otra universidad, blah blah blah, historia muy larga que después contaré, semestre Marzo-Julioooooooo… Vacaciones. Las tan ansiadas (para muchos, para mí no tanto) vacaciones. Y en mi caso no aplica la emoción ya que, después de llevar una vida universitaria tan miserable en los 2 años previos, mi espíritu juvenil empezó a detestar la palabra “verano”, al punto que el sólo hecho de mencionar “vacaciones de verano” en mi presencia hiciera sacar lo peor de mi cara. Claro, con el paso del tiempo se me pasó esa actitud, y me encontré realizando actividades bastante satisfactorias y gratificantes, como aprender un nuevo idioma, actualizar mi blog anterior, hacer mandados para mi madre (sólo porque me pagaba), entre otras cosas.

Y llegó este período de vacaciones en el presente año, 2010, y me encuentro en la misma situación que siempre he estado. Extremo aburrimiento, tratando de ver qué puedo hacer con mi vida. Por las mañanas me levanto para ir a la Cnocha Acústica a trotar y hacer ejercicios, para luego pasar el día haciendo lo que el tiempo y las circunstancias me digan: salir a comprar cosas, hacer errands para mi mamá o simplemente estar frente a la computadora, viendo la pantalla como un idiota por horas. Y Sábados y Domingos ir al Parque del Este por las mañanas para hacer Tai Chi. Y seguir con la rutina. Una rutina que está haciendo que saque de nuevo lo peor de mi cara cuando la gente me menciona la palabra “vacaciones” (ya ni siquiera es “verano”). Todos salen, yo sigo encuevado. Todos viajan a sitios civilizados, yo sigo en esta mugrienta “ciudad”, rodeado de toda la sociedad suciedad moderna. Lo único que me queda, por ahora, es la rutina diaria y la paciencia para esperar a que “algo” pase, si bien no yo hacer que “pase”.

P.S: justo cuando termine de escribir “pase”, me llamó mi mejor amiga para “secuestrarme”. Lucky! xD

PP.S: Luego pondré bonito el post, con una foto de alguna playa de Tailandia.

Anuncios

2 comentarios en ““Vacaciones”

  1. mira chico, yo no sé de qué te quejas.. yo cambiaría mi reino por tener ese momento donde despierta y te preguntas “qué demonios haré hoy?”. Yo hace 2 años que no sé qué son las vacaciones y mi blog se encarga de recordármelo a diario. Juré por mis ancestros celtas que este año mandaría a todos y a todos los trabajos a la podredumbre pdevalistica pero nada, ahora ando inmersa en un video de animación para una banda venezolana.. un tremendo gato-por-liebre que me hicieron (y que pronto en mi blog me desquitaré con toda la sutilidad) y que mandó a la podredumbre a MIS vacaciones. Adiós julio de descanso y agosto de piscina, ejercicio y spa.
    Lo peor es que mi universidad se encargó de empobrecer más mi vida y por primera vez en su historia un 5to año (9 y 10 semestre) comenzará los primeros días de septiembre. Yo durante 4 años estuve acostumbrada a empezar en octubre así que mis utópicos planes de descansar 3 meses se fueron a la real y mística tierra del pupú. Yo envidio tu situación y la situación de todos los que están en vacaciones sin hacer un carrizo. Aprovechala, qué genial que vayas a la concha a subir las escaleras tipo rocky, o que duermas y descanses tipo garfield. Créeme disfrútalo. Si no sabes que hacer en internet, métete en vimeo y busca cosas que ver.
    En fin, feliz spare time.
    PS. Me da demasiada curiosidad saber por qué te botaron de la USB (seguro le pasaste detrás al Bolivar que hay allí)

    1. Eu! Bueno chica, muy pronto se me acabarán mis momentos de ocio desaprovechados, así que no te sorprenda que yo suelte una sarta de blasfemias un pelo menos sutiles que las tuyas… y bueno, si quieres saber por qué me botaron de la Simón, pues te enterarás pronto, en un futuro medio (tal vez en vez de un post escriba una novela). Y no, no fue porque le pasé por detrás a la estatua de Bolívar (que en paz descanse otra vez xD).

      En fin, qué cagada que te hayan cagado tus vacaciones, pero comprendo el sentimiento y te acompaño en tu calvario. Justo ahora acaban de cagar las mías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s