Para variar… (III): “Mi calle ahora es un estacionamiento móvil”

Muchas veces me pregunto (muy tontamente) si habrá alguien en este país con sentido común o un nivel de lógica regular y coherente. No lo digo a nivel interpersonal, sino a nivel macro, de política, ciudadanía, urbanidad y sucied– digo, sociedad. Por poner un ejemplo: cuando un ente que se encarga de hacer burocracia para jodernos la vida (es decir, un ente gubernamental) decide autorizar la construcción de una obra civil de relativa importancia en una zona residencial, es lógico que se informe a los residentes con tiempo, darles un cronograma, horario en que se llevarán a cabo las obras, etc. En pocas palabras, hace burocracia para tomar previsiones y así no joder tanto la paciencia.

Ahora bien, cuando dicho(s) ente(s) decide(n) hacer sus necesidades burocráticas en la zona residencial y lo hace de una manera tan chabacana y marginal (como suelen hacerse las cosas en este país), termina siendo bastante desagradable y malo para la salud de uno. Para entrar aun más en contexto y ser más explícito: resulta que a una cuadra de donde vivo “están preparando” el terreno para la construcción de una estación de la línea 4/5/no-sé-qué-número-es/la nueva, y durante unos meses taladraron las calles, obstruyeron el tránsito, cortaron los servicios básicos numerosas veces… todo para abandonar a un cuarto de camino. En fin, jodiendo la paciencia.

Pero, ¡sorpresa, sorpresa!. Eso no es todo. Resulta que ahora, después de como 6 meses (o más, no sé, perdí la cuenta) de abandono, se les ocurrió la genial, brillante, estupenda y magnífica idea de… cambiar el sentido de 2 calles y 1 avenidas. Uno pensará: “Bueno, es necesario, ya que las obras van a iniciar, y con tanta excavación y demás, el tráfico se pondrá terrible, y blah blah blah”. ¡Pues, de cajón, pajú@! ¡Es obvio que el tráfico va a empeorar! Ahora, lo que más irrita de la situación no es el hecho de que el tráfico se vaya a poner como el de São Paulo en hora pico, ni que hagan las cosas ahorita porque es tiempo de elecciones. Lo que tirria a mi persona y a la gente que vive por mi zona es que ese tipo de medidas NO sirve. Cualquier intento de desviar el tráfico para “alivianarlo” o para colaborar con la normal ejecución de cualquier “obra civil”, ha terminando en un rotundo y estridente fracaso. Una vez intentaron poner doble vía en una avenida acá y de vaina no queman la alcaldía.

Ciertamente, es molesta la medida que tomaron. La callecita que está frente a mi edificio ahora se convirtió en una vía concurrida, y próximamente pasará a ser otros vaso más taponado en el complicado e inentendible sistema circulatorio de Caracas. Será otro estacionamiento móvil, primo de las avenidas y concuñado de las autopistas en horas pico. Adiós a mis dias de tranquilidad, de silencio por la noche, de cruzar la calle tranquilo para ir a comprar a la panadería. Ahora todo será bulla, escándalo y anormales pegando insultos y cornetazos a toda hora. En esta zona en la que nada ocurre, en la que todo es soso y ordinario, llegó el virus de la cotidianidad caraqueña del tráfico, la polución y el estrés. Espero que con ello no llegue el hampa masiva y el “tuki-ísmo”. Y si lo hacen… pues espero haberme largado para entonces.

A continuación, un par de videos que ilustran la situación. Para que se den una idea: hoy domingo casi no pasan carros por esta callecita. Imagínense como será a partir de mañana lunes…


Como se darán cuenta, no sirvo para comentar…


Definitivamente…

Domine! In tuas manus, spiritum commendo meum!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s