“Welcome to Venezuela!”

Hace un par de años, un poco más o un poco menos, vi una serie de animación japonesa titulada “Welcome to the NHK!“, la cual narra la historia de un sociópata reclusivo y su paranoia con una supuesta conspiración que tenía todo el mundo para que permaneciera encuevado en su casa con su ineptitud social. Curiosamente, el “Welcome to the…” era utilizado como parte del título de cada episodio.

Ahora bien, haciendo una breve “interpolación” de contextos, se puede empezar a bautizar este período que en nuestro país hemos vivido, estamos viviendo y viviremos (por un largo rato). Empecemos por algo simple, y un poco fuera de contexto:

“Welcome to the Jungle!”

La mayoría de la gente culta, letrada y con buen gusto musical habré tenido como primer pensamiento la pegajosa melodía de la canción de Guns n’ Roses. Sin embargo, teniendo en cuenta que habitamos un país cuya estructura socioeconómica, política y social está cada día más fragmentada y siempre al borde de colapsar sobre sí misma, no es raro que se haga la comparación con la jungla misma, en donde la ley del más fuerte es omnipresente.

“Welcome to the Conspiracy!”

Esto lo hemos estado viviendo desde hace bastante tiempo. Siempre hay una “conspirancia” en contra de ciertos individuos, por lo cual no debería extrañar esta afirmación. Todos tenemos nuestros momentos de paranoia, en el cual siempre estamos pensando que “alguien maquina algo contra nosotros”. Ejemplo: el tipo que piensa que la jeva le está chuleando los riales, la tipa que piensa que el carajo que le está echando los perros quiere cojérsela a la primera oportunidad. Lo curioso es que estos escenarios son más creíbles que los de escala mayor anunciados por ciertos individuos a cada rato.

“Welcome to the Idiocy!”

Bastante auto-explicativo. El primer idiota que hubo en este país fue Simón Bolívar, y su idiotez no sólo ha logrado sobrevivir y esparcirse por todo el país durante siglos, sino que también ha trascendido en el tiempo y espacio, llegando en forma de “epifanía malograda y distorsionada” a cierto individuo, cuyo marco de pensamiento parece el de un prepúber fanático musulmán, o en palabras más sencillas, el de un idiota.

“Welcome to No Future!”

De nuevo, bastante auto-explicativo. No tengo un comentario lo suficientemente sólido y bien argumentado como para expandir de manera satisfactoria la razón de este título. Tal vez una analogía sirva: desde el espacio vino un ente maligno parasítico, cuya anatomía asemeja la fusión entre una super-garrapata mutante y un puercoespín, con el fin último de absorber toda la energía del planeta y dejarlo con un no-futuro, para luego largarse a otro sitio y repetir el proceso. Lástima que en nuestro caso no haya un cambote de guerreros con los cojones para derrotar al fulano bicho.

“Welcome to the Censorship!”

Si estás leyendo este post, posiblemente sea porque estás en otro país, o porque estás usando servidores proxy y/o redes “cebolla”, o simplemente porque todavía no censuran WordPress. En cualquier caso, el hecho es que cada vez me quedan menos palabras para escribir algo coherente sin necesidad de hablar “paja”, así que pasaré directo a…

“Welcome to the Dictatorship!”

Es hilarante, y triste a la vez, que a estas alturas de la historia contemporánea, en el siglo XXI, estemos viendo titulares como éste. Desgraciadamente, esto nos lleva a un…

“Welcome to Reality!”

Nuestra triste realidad: ya no vivimos en un mundo sobreyectivo. Ni siquiera llega a inyectivo. Ahora es neta y completamente exclusivo. ¿O sería mejor decir “reclusivo”?

Y, como ya se me acabó la gasolina, no me queda otra que soltar el último título. Es el anuncio con el que se resume todo lo anterior. Es el epítome del fracaso de un imbécil que hace 200 años se le ocurrió la genial idea de “independencia”. De la estupidez de un tipo que quiso el plesbicito y salió huyendo en una vaca voladora. De un tarado al que se le ocurrió nacionalizar el petróleo 3 años antes de tiempo. Es el producto de años, décadas, siglos de imbecilidad, de codicia, corrupción, soberbia y viveza, arraigados en nuestros genes. Es la bienvenida a la verdadera fantasía utópica, a la tierra prometida. Es lo que la historia nos ha condenado a ser, sin siquiera ser partícipes de la misma. Es nuestro pasado, presente, y, si no se actúa, tristemente será nuestro futuro.

“Welcome to Venezuela!”

Anuncios

2 comentarios en ““Welcome to Venezuela!”

  1. “Es el producto de años, décadas, siglos de imbecilidad, de codicia, corrupción, soberbia y viveza, arraigados en nuestros genes. Es la bienvenida a la verdadera fantasía utópica, a la tierra prometida.” <– Me encantó esa parte, todo el post está genial, ¡muy muy cierto! Pero la conclusió te quedó de maravilla…
    Triste realidad a las que nos debemos enfrentar… que fuerte que nuestro país siempre haya sido gobernado por tarados que actúan como si hubieran pasado por una lobotomía… La triste realidad venezolana…
    Un saludo. Victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s