La incertidumbre del “no sé”

Por lo general, cuando uno está en una situación en la que el resultado de nuestras acciones son parcialmente predecibles, pero nos negamos a reconocerlos hasta que se manifiestan explícitamente, tendemos a echarle nuestro muerto a la incertidumbre. Esa típica frase, que utilizamos como una respuesta monótona y genérica a las preguntas que más queremos evitar.

Me refiero al infame “no sé”. Usual bisílaba, que utilizamos muchas veces como salida a situaciones incómodas e indeseables. La escupimos en acto reflejo, sin pensamiento ni reflexión, como el ordinario que dispara su gargajo amarillo-verdoso hacia los rieles en una estación de Metro.

Es “no sé” lo primero que sale de la boca de alguien a quien le irrita el cuestionamiento continuo de sus acciones por otros. Prefiere soltar cuatro letras y una tilde por inercia, a organizar sus pensamientos y lanzar un argumento que dejaría a cualquier Lord o Común boquiabierto. Pura desidia mental.

También es lo primero que sale de la boca de aquél que, ante la incapacidad de vislumbrar el porvenir por medios esotéricos y poco convincentes, prefiere tomar como base de su razonamiento la incertidumbre sobre todas las cosas, y con moderado optimismo, espera a que el desarrollo de los hechos conduzca a alguna de las respuestas planteadas.

Sin embargo, el caso más desgarrador es el de aquél que, en medio de toda su ignorancia, asume su situación con honor y humildad, para responder, con hiriente franqueza, “no sé”.

Posted by Wordmobi

Anuncios

4 comentarios en “La incertidumbre del “no sé”

  1. Dejame decirte algo: ¡Felicitaciones! De verdad que me encantó este post.
    Siento como si me hubieras robado varios pensamientos. Es como si las neuronas estuvieran en un constante sueño o estado de ebriedad, no pueden pensar, no quieren pensar, es la mediocridad que reina hoy en día -y estoy segura en el pasado también sucedía-. Es esa muletilla que saca a muchos de infinita cantidad de situaciones.
    En fin: ‘no sé’… simplemente me gustó muchísimo esto, te la comiste, chico.

  2. a veces el “no sé” es simplemente una muletilla de mentes cansadas.
    Es terrible el “no sé” de ambigüedad, como dices -me declaro culpable de usarlo de vez en cuando-. Pero el que sí prefiero es el “no sé” sincero, ese lo tolero bastante y también lo uso.
    Un saludo, cap.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s