El mellotrón y yo.

NOTA: este es otro post con alguna que otra incoherencia incluida, así como muchas divagaciones. Si no aprecias la buena música, no sigas leyendo. BTW, algunos videos son sólo canciones, con o sin letra, no se emocionen.

Tal vez ya lo sepan (quienes sean Uds. que me leen), pero soy una persona en extremo “musical”. No es que sea un músico habilidoso (apenas toco bien la guitarra), pero desde pequeño siempre he estado en contacto con la música, bien sea por la radio o por otros medios. En mi familia siempre hemos tenido la tradición de escuchar una variedad de géneros, aunque siempre predomina el rock, y por lo general de la vieja escuela. Sin embargo, yo siempre he sido más abierto musicalmente, así que no me limito simplemente a un puñado de géneros, aunque si tiendo a ser selectivo con lo que escucho. A final de cuentas, aprecio la música, más aun la que es buena de verdad.

Aun así, irrelevantemente del género o artista que esté escuchando, siempre hay sonidos que me llaman la atención: un tono de guitarra, una línea de bajo, cierto fraseo vocal o algún parapeto con los hi-hat. Sin embargo, hay un sonido en particular del cual jamás me podré olvidar, y del que siempre he estado enamorado; un instrumento que siempre ha evocado en mí una mezcla de sentimientos que a veces faltan palabras para describir, y que siempre termina por ponerme la piel de gallina cada vez que lo oigo. Evidentemente hablo del mellotrón.

La primera vez que lo escuché fue en la radio, en la canción “Epitaph”, de King Crimson, cuando tenía creo  5 o 6 años de edad. Esa fue la primera vez que lo escuché, y desde entonces lo adoro.

Amor a primera escuchada.

En aquél entonces yo no sabía media papa de inglés, pero creo fue la primera vez que pude medio cantar una canción con mediana coherencia. Pasarían años antes que pudiese leer la letra de esta canción tan genial: esperanza en medio de una distopia lírica, que hace más de 40 años vaticinaba lo que es nuestro mundo hoy en día: caos y confusión. Aunque, como toda canción, la interpretación varía.

Así como Epitaph, están otras canciones de King Crimson, como “In The Court Of The Crimson King”, “In The Wake Of Poseidon”, ” The Devil’s Triangle”, “Starless”, entre otras. Sin embargo, no sólo fue esta banda la que utilizó el mellotrón para definir su sonido, por lo menos en sus inicios. También fue Genesis, con “Watcher Of The Skies”.

Melodrama parejo, el intro.

Curiosamente, la mayoría de las canciones de tinte progresivo de la época de King Crimson y Genesis solían tener introducciones un tanto dramáticas, y terminaban con un cambio de humor igual de radical, lo cual las hacen, aun hoy en día, atractivas (por lo menos para mí).

En contraste a las piezas progresivas, con sus secciones instrumentales de muchos minutos y cambios radicales de tempo y compases, están las baladas. Por lo general son pocas las que me enganchan, ya que por lo general son en demasía formulaicas, pero, vamos a estar claros: Rush es Rush, y aunque sea un poco obscura, “Tears” es una buena canción, y sería ciertamente más popular de no ser por “2112”.

Puro guayabo aquí.

Ahora bien, si de baladas empezamos a hablar, y de rock no tan “elaborado”, y un poco más directo y popular, está Lynyrd Skynyrd. Una de las cosas que me gusta de esta banda es la aparente simplicidad de sus canciones, que terminan siendo en extremo adictivas. Para muchos, la más icónica es “Sweet Home Alabama”, pero para mi la que nunca puede faltar en mi biblioteca es “Free Bird”.

“And this bird, you cannot chain…”

Ciertamente es una canción muy emotiva: trata de desprendimiento, de búsqueda, de pérdida, y ciertamente de conciliación, todo con ese toque nostálgico que tanto me encanta, gracias a la combinación del órgano con, ¡adivinen! El mellotrón. La introducción es rica en textura, y a veces tan adictiva que la repito 3 veces antes de poner la canción a rodar por completo. Y ni hablar del solo. Con más razón es considerada una canción de leyenda.

Y si hay una canción a la que el mellotrón le queda del carajo, esa es “Road Trippin’”. La temática es simple y auténtica, y el hecho de ser completamente acústica le da aun más autenticidad. Curiosamente, predomina en la letra el deseo de desprendimiento, de alejarse de todo, un “there and back again”. Genial.

El interludio es belleza hecha música.

A todas estas, se puede considerar como “curioso” el hecho que bandas de finales de los ’80 y principio de los ’90 utilicen un instrumento que decayó en desuso por tanto tiempo. Sin embargo, así es la música: siempre utiliza elementos pasados para reinventarse. Así es como un sonido tan peculiar ha podido persistir en el tiempo, en mayor o menor grado.

Una canción con la que me empepé apenas la escuché fue “Falling Down”, de Oasis. Esta ha sido una banda que, desde pequeño, me ha gustado en demasía. En parte por sus matices beatleros, y por otra por la lírica a veces medio fumada de Neil. Aunque debo aclarar, que no soy hipster para nada.

“We live a dying dream…”

Para empezar, debo admitir que la primera vez que escuché esta canción fue en el OP del anime Higashi no Eden (¡otaku al ataque!). Sin embargo, creo que gracias a dicha serie retomé el gusto por Oasis, y en parte fue motivo para ir al concierto que ofrecieron en 2009 en la USB; el cual además siento fue uno de los mejores que he ido, simplemente por ser el primero y último de ellos al que iría. Técnicamente fue una cagada, gracias a Evenpro.

Y sin alejarme mucho del terreno progresivo que tanto me encanta, está Dream Theater. Si, #FanBoyModeOn. En realidad no ubico del todo alguna canción de DT con mellotrón en álbum, pero en vivo si las hay. Y “Surrounded” es una de las que siempre queda del carajo, sin importar si no es fiel a la versión de disco.

Yo estuve ahí :’)

Cabe acotar que esta canción siempre me genera sentimiento, no sólo por el temas, sino también porque tuve la dicha de estar entre ese montón de gente, un 24 de marzo de 2008, en el Forum de Valencia, clamando a coro el nombre de uno de los tecadistas más talentosos en el mundo. Ciertamente la emoción de ver en vivo a una de tus bandas favoritas all time no tiene descripción.

Y si de emociones se trata, una de las canciones que ha dejado una marca en todo aquél que la haya escuchado, es “Dream On”, de Aerosmith. Al igual que muchas canciones en la historia del rock, esta es una que quedará para la posteridad. Es de esas canciones que, no importa si te gusta Aerosmith o no, siempre llega.

Maybe tomorrow the good Lord will take me away…

Algunos se preguntarán por qué corté el tono cronológico de este post, dado por los videos. La razón es simple. “Dream On” es una canción eterna. Como ya mencioné, perdurará en el tiempo. Es una canción que simplemente toca a quien la escucha. Es una canción que nos recuerda que simplemente somos humanos, es un carpe diem musical. Y, como siempre, está el mellotrón para complementar el mensaje.

A veces pienso lo increíble que lo que puede hacer un teclado con unas cintas llenas de grabaciones de viento y cuerda. Es un instrumento que, si bien no posee un sonido propio como tal, tiene una firma sonora tan auténtica como la de una ballena jorobada; donde quiera que uno lo escuche, siempre será reconocido.

Al igual que un Hammond o un Farfisa, un Steinway o un Kawai, el sonido del mellotrón siempre dejará algún sentimiento en particular en alguna canción en particular. A veces puede ser suspenso; otras veces, drama; en ocasiones trae a la imaginación escenas de ciencia ficción o de terror. Sin embargo, creo que siempre, y esto es en parte una constante, evoca una solemne melancolía, un toque de tristeza que siempre persiste en el corazón, y un aliento de esperanza que siempre se recobra. Creo que esta es la razón por la cual me encanta tanto el sonido de este instrumento, un recordatorio del carácter y la naturaleza de mi persona… y una razón por la cual ese sonido tan particular persistirá en el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s