Catarsis Malograda (V) – Del fin de año, y todo lo demás…

Seré franco: iba a escribir una perorata sobre las mañas que muchos tienen de rememorar el año y escribir notitas con resoluciones para el año nuevo, pero en realidad no estoy de ganas. En realidad no me nace escribir nada, últimamente he estado en una constante de improductividad con tildes estertóreas, un desgane vago y errante. Y creo que esto lo estoy escribiendo más bien por mera inercia, y un compromiso vano para con mi blog, para que no pase a otro dígito calendario estando tan, o más, magro de lo que está.

Respecto a rememorar este año que pasó, no creo que haya mucho que decir. Es lo mismo de siempre, la misma rutina: conocí gente, entablé amistades, unas relaciones florecieron, otras quedaron un tanto agrias, y unas pocas contadas quedaron en un “veremos”, que terminarán, seguramente, siendo otra foto en el álbum del olvid— wait, eso fue en el 2011. Whatever. Logré algunas de mis metas y cometidos, otros quedaron pendientes, otras se fueron al caño. Alegrías y decepciones, todas vanas y efímeras, colmaron, como de costumbre, un año más de cinismo rutinario. Y mis finanzas, bien gracias: en un vaivén perenne, sin rumbo ni propósito, cual gaviota errante por el océano. En fin, un año de rutina inercial, como todos los demás. Tipo normal, pues.

En cuanto a las famosas “resoluciones de año nuevo,” personalmente lo considero una bacanal para engordar mi derrotismo ególatra, lo cual, como estrategia para hacer una especie de Inception bizarro en el cual cumplo, por lo menos, 50% de lo planteado (como ocurrió este año), está bien. Pero, para este año que está por llegar, no creo funcione para nada. Seriously.

En realidad no me queda más nada por decir. A aquellos que ofendí, o les hice daño de alguna manera, pido disculpas. Y en caso de quienes  consideren lo hayan hecho hacia mi, pues, lo que sea, mano. En fin, que pasen una bonita velada, que mañana es otro día más, vulgar, común y corriente. Con la salvedad que 80% del mundo amanecerá con resaca, y en nuestro caso, el 95% de todos los negocios estarán cerrados. Nos vemos en 2013, o algo así. Adeu!

P.S: espero recuperar a mi musa/inspiración para este año venidero, y así este blog no quede más macilento de lo que ya está. Estoy algo así como Dante en la Divina Comedia, sólo que Beatriz ya no está. Literalmente.
P.P.S: y yo que había jurado no escribir nada similar a una de esas “resoluciones”. Cinismo puro. Qué cagada.
P.P.P.S: BTW, este post fue scheduled. Para cuando lo lean, yo estaré fastidiado en una misa de fin de año, as per usual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s