Breves Impresiones: Argo (2012)

Ya lo he dicho anteriormente: éste no es un blog de reviews cinematográficos. No soy cinéfilo, tampoco crítico, mucho menos cineaste aficionado. Criticón tal vez, y posiblemente enfiebrado ocasional. Sin embargo, desearía dejar plasmado por aquí, de manera un tanto breve, lo que serían mis impresiones (o reflexiones, ustedes sabrán) sobre Argo. No haré sumario (ya lo he dicho, soy malo resumiendo), ni tampoco me ponder intense narrando cosas puntuales. Pero, como es de esperar, pueden esperar spoilers, si es que llegan a salir.

La primera vez que supe de la existencia de esta película fue el año pasado, mientras nuleaba por Youtube, viendo ñoña, y cualquier cantidad de basura. Vi un thumbnail con Ben Affleck, y la palabra “trailer” al lado, por lo cual pensé (asumo), “Humm, una película con Ben Affleck. Debe ser un thriller bastante bueno, y posiblemente sea underrated.” Admito que de Affleck he visto un pequeño puñado de películas, de las cuales sólo recuerdo The Sum of All Fears, y eso más que todo porque está basada en un libro de Tom Clancy, y tenía Morgan Freeman en el reparto; y también Armageddon, la cual es una película muy… bueno, es Armageddon. Sin embargo, decidí darle un vistazo al trailer, y pues… me enganchó.

Dream on, dream on… Qué coincidencia.

Bien, aparte de que el trailer utilizó Dream On como uno de los temas musicales de fondo, y que estaba bien estructurado (pocos spoilers, drama shots, After Effects, typography y suspenso), lo cual evidencia mi subjetividad a la hora de hacer cualquier conato de review, debo reconocer que el transfondo histórico, así como la temática principal de la película me llamaron profundamente la atención. Todo el tema de la Revolución Islámica del ’79, y la crisis de rehenes subsecuente, es un punto de la historia que jamás me cansaré de leer y estudiar, más por entretenimiento propio y ganas de embasurar mi cabeza, que por la relevancia histórica que realmente tiene.

En primer lugar, hay que estar claros que la película está basada en hechos de la vida real, y es una adaptación de un libro escrito por quien sería nuestro protagonista, Tony Mendez, relatando la odisea. En general maneja de manera los elementos históricos anteriormente mencionados, aunque, para la mayoría, sólo cuenta la historia desde el punto de vista de las personas implicadas en la operación de rescate en el lado americano, lo cual es bastante obvio: it’s America, for fuck’s sake. Si bien está claro que Affleck se tomó algo de libertad a la hora de plasmar la historia en film, dado que es una adaptación y no un recuento, es normal encontrar discrepancias históricas, como por ejemplo el reducido papel que juega la parte canadiense, centrando todo el foco en la parte americana, así como de obviar algunos personajes,.

Aunado estos detalles, hay que reconocer que la imagen que se muestra del Irán durante la revolución, así de como los eventos que se desarrollaron durante la misma, y que se pueden apreciar en la película, fue soberbia. El uso de material pre-existente de televisión, así como de filtros que emulan las cintas de la época, fue bastante acertado, así como la representación del asedio, y posterior toma, de la embajada americana. Las escenas que dramatizan lo ocurrido dentro de la embajada, por más ficticias que a muchos le parezca, son magistrales, lo cual deja en evidencia que con esta película no jugaron carritos, e hicieron sus respectivas investigaciones a fondo para hacer el relato no sólo lo más fiel posible, sino creíble.

Esta verosimilitud presente en el film no sólo se limita a la parte de “coreografía”, sino también a la actuación. Si bien la película tiene sus tildes cómicos ocasionales, y tiene una dosis bastante satisfactoria de humor negro y obscenidades, el suspenso es el eterno presente. Durante el transcurso de la película siempre hay una sensación de incertidumbre en el aire que, en cada línea de diálogo, se va acrecentando, como si se le estuviese inyectando la tensión con jeringa al guión. Y, lo que considero importante, llena al espectador. A medida que transcurren los minutos, uno se va sumergiendo cada vez más en la película, al punto en que, durante las escenas más intensas, se puede vivir las mismas emociones que los actores transmiten en sus papeles. Claro, esto es subjetivo, ya que para algunos todo esto parecerá realmente exagerado, o algo así. Pero, siendo objetivos: estando en una situación como ésa, ¿quién no se sentiría así?

Son muchas las cosas que quisiera comentar de la película, pero como dije anteriormente, no soy literato del cine, ni nada por el estilo. Y resumo mal. Y todo sería realmente subjetivo. Sin embargo, puedo decir que esta película, obviando la similitud con cualquier historia de Tom Clancy, y el consecuente pseudo-typecasting por parte de Affleck, se ha establecido como una entidad completamente autónoma, tanto que ya es considerada una fuerte contendiente al Oscar. Además, dado el transfondo histórico de la misma, se puede decir que es un must watch para aquellos interesados. Para muchos, podrá resultar irritantemente americana, para otros puede resultar un poco islamofóbica (término que leí por Tumblr leyendo reviews de la película), pero es innegable que es una experiencia única, al mostrarnos un pedazo de historia antes desconocido, desde cualquier punto de vista. Y, por si alguien está interesado en conocer más respecto a todo el rollo de la revolución en Irán, una película que recomiendo ampliamente es Persepolis, la cual también muestra un poco esta historia desde un punto de vista bastante interesante. And I already ran out of steam… adeu!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s