Catarsis Malograda (X)

Bueno, luego de tener este blog abandonado por tanto tiempo, creo es hora de escribir algo, just for the sake of it. Asumo esta será otra catarsis más, en donde hablaré un montón de idioteces y narraré lo cutre y macilenta que resulta mi vida. Como sea, aquí voy.

Ya he hablado anteriormente sobre el trabajo que ahora tengo en la universidad. Me desempeño como cooperador en el área de postgrado de la universidad, específicamente en la parte de apoyo audiovisual. En pocas palabras, instalo video beam en los salones de los profesores que los pidan, o laptops, o retropreoyectores (si, todavía hay quien los usa), o el combo del televisor culo e’ botella y reproductor de DVD.

Como sea, el punto es… el trabajo cansa. No es que me esté quejando pero, como todo trabajo que implique esfuerzo físico, termino agotado al final del día. El horario, de 5 a 9 de la noche, tampoco ayuda mucho, dado que me quita tiempo que podría invertir en, qué se yo, programar o cualquier cosa parecida. Además, trabajo los sábados desde las 8 de la madrugada hasta las 5 de la tarde. Martirio.

Sin embargo, no es tan malo después de todo. Sólo trabajo 3 días entre semana, así que puedo aprovechar los otros 2 días. Y los sábados, por lo general, el ritmo es más pausado, por lo cual puedo estar, tranquilamente, instalado en un salón con mis compañeros de trabajo, aprovechando el rato para estudiar, huevear o cualquier otra cosa que pueda hacer cómodamente en un ambiente relajado, con aire acondicionado.

Ahora bien, mio punto es, si el semestre es un monstruo con 5 ó 6 materias, de las cuales más de la mitad son teórico-prácticas, es evidente que la mezcla de trabajo y estudios van a hacer mella en el cuerpo. Tal como me pasó este semestre. De nuevo, no me estoy quejando (y mucho menos lo haré si me pagan por trabajar). La cuestión es que, luego de haber terminado este semestre, me di cuenta de la importancia del descanso.

Cada vez que empiezo el semestre, chequeo el pensum y hago mis cálculos de cuántas materias me quedan por ver, cuánto tiempo emplearé en ello y toda esa paja, para poder organizarme y planificar mejor mi tiempo. Todo esto con el fin último de graduarme lo más rápido posible, y así no tener que pagar la puta millonada que cuesta el semestre cada vez que aumentan la matrícula un porcentaje absurdo. Y hasta ahora todo ha salido según lo planeado. Hasta ahora.

Resulta que entre mis planes se incluía inscribir una materia este verano para poder sacármela de encima (no prela nada, prácticamente), y una o dos electivas. Pero resulta que dicha materia no la abrirán… porque a la profesora le da ladilla. Y con las electivas me jodí, porque la fecha de inicio de una (que es un intensivo de una semana en IBM), choca con la otra. So, I’m fucked up.

¿Qué quiere decir esto? Bueno, que ahora mi último semestre no será sólo de tesis (y por consiguiente, gratis), sino que ahora tendré que ver 2 o 3 materias ladillas adicionales, así que tendré que pagar todo el semestre por esa vaina. Fuck.

Sin embargo, el meollo del asunto no radico en las electivas, el verano, o la cantidad de materias o semestres que me quedan, sino en la piedra en el zapato de todos los estudiantes universitarios (sobre todo de ingeniería), que se llama “Servicio Comunitario.”

Verán, está bien que se tenga que hacer el SC y todo eso, ayudar a la comunidad desde un ámbito relacionado a mi carrera, etc. El peo es: coño, son 120 putas horas de tu vida que tienes que ir al culo-del-mundo-en-no-sé-dónde, a hacer alguna vaina, para que te firmen un papel, para así poder quitarte ese peso. Claro, podría evitarme ir al culo del mundo en no-sé-dónde y hacer una página web, pero alas! Detesto la programación web.

En fin, haciendo fast-forward. Resulta que logré, ahem, juntarme con dos compañeros para hacer el servicio comunitario, en este caso en una escuela en la carretera vieja vía Los Teques (precisamente en el culo del mundo). Y bueno, tengo que hacer la propuesta de lo que haré en ese servicio comunitario, para mandarla a la Escuela (la mía, no la del culo del mundo) y ligar a que la aprueben, para iniciar el SC y blah blah blah, terminar todo eso.

Ahora, el problema no radica en que el servicio sea en una escuelita en el culo-del-mundo-en-no-sé-dónde, sino el tiempo. Asumiendo que aprueben mi propuesta, tendría que ir todo el mes de Septiembre, y en Octubre también, para allá, a hacer lo que tenga que hacer, y eso implica perder tiempo de trabajo, tiempo de estudio, y tiempo de sueño. Lo cual no importaría si estudiara una carrera con un horario fijo, tipo Administración o Derecho. Sin embargo, en Informática, mi horario está a merced de la aleatoreidad del sistema, por lo cual no puedo saber si voy a estar libre los viernes en la mañana. Y aun eligiendo mi horario, privilegio que tienen los cooperadores estudiantiles (mi caso) y los beca-trabajo, no puedo asegurar que tenga siquiera un horario decente para mi trabajo.

Ya fui a la escuelita en una ocasión, para hacer un sondeo, junto con mis compañeros, de la situación. Pero no fue la experiencia allá, sino el trayecto lo cual me hizo reflexionar un poco sobre lo apresurado de la situación en la que me estaba metiendo. Si, lo ideal es salir del SC lo antes posible para que no joda tanto la vida al final de la carrera. Pero…

Siempre hay un “pero”. Y en mi caso es una mezcla de muchos. Empezando por la carencia de un cronograma definido para realizar el SC, lo cual me impide hacer una propuesta concreta que vaya a ser aprobada por la Escuela (de Informática). Luego está el factor transporte. Además, es un sitio muy pequeño como para que 3 personas hagan el SC sin tener que hacer alguna especie de “chanchullo” (de hecho, una sola persona puede hacer todo lo que necesitan sin problemas, tres son un estorbo) en el informe final.

Sin embargo, el factor que más me jode es la salud. Verán, llevo casi 3 años sin descansar como es debido. He empleado los 2 últimos veranos para adelantar materias, lo cual me deja prácticamente con 2 semanas de descanso en verano. Las vacaciones de Diciember son una falacia. Los feriados atravesados durante el año, más que darme un chance para relajarme, triplican mi estrés.

Como ya mencioné, tenía pensado hacer verano de nuevo para adelantar. Tenía pensado hacer el servicio comunitario. Tenía pensado trabajar. Pero no. Tres años sin descansar hicieron mella en mi cuerpo. Estoy física y mentalmente agotado, aunque no parezca así. Siento que, si me pongo a hacer alguna otra cosa que no sea descansar, voy a colapsar. De hecho, ya colapsé este fin de semana, con una puta fiebre de 39.5 y una tembladera incontrolable (que al final no fue ni dengue ni gripe).

 Por todo esto he tomado la decisión, por el bien de mi salud, de saltarme el servicio comunitario este verano/semestre. Sé que posiblemente me vaya a joder el año que viene, pero prefiero llegar vivo para entonces, que a medio morir, con úlceras y hernias, y sin ganas de siquiera terminar la carrera. Prefiero hacer algo con una planificación sólida, que sé tendrá un principio y un fin, a una vaina improvisada, sin fechas seguras, sólo para salir del paso. Si, sé que quiero salir de una vez por todas de esta vaina, pero no a la machimberre. Mucho menos cuando el semestre que viene es el más filtro de todos.

Por ahora, me voy a descansar… Adeu!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s